“Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea … prudente …

1 Timoteo 3:1-2

Prudente” es el cuarto requisito para ser pastor que se lista en 1 Timoteo 3, después de “Sobrio” que estudiamos en el artículo anterior; comprender bien este requisito de prudente y relacionarlo con todos los requisitos de carácter puede ayudarnos a crecer espiritualmente por sus importantes implicaciones.

¿Te gustaría que aprendamos más del tema? ¡Pues vamos a por ello!

Significado de “prudente”

La palabra prudente que se encuentra en 1 Timoteo 3:2 en el griego original es el adjetivo sofron (σώφρων), está relacionada con las palabras “sobrio” y “templado”; y significa textualmente “de mente juiciosa, con dominio propio”.

Ahora bien, una persona juiciosa según el diccionario es alguien “que actúa con madurez y prudencia”.

Sí pensamos en el verbo sofroneo (σωφρονέω), significa “pensar con cordura, ser templados, ejercer dominio propio, pensar sobriamente…”

Algunas implicaciones prácticas

Como tuve la bendición de recibir a Cristo como mi Salvador siendo un adolescente, recuerdo que en mis primeros años habían 2 expresiones con las que mis hermanos de la Iglesia me identificaban, una era: “¡Que desastre!” y la otra: “¡Que imprudente!”. Lo de desastre era una exageración, lo de imprudente no tanto…

“Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes;”

Tito 2:6

Siendo un poco prácticos, podríamos tener 3 esferas en las que todos podemos y necesitamos crecer en prudencia, que son:

1.- Pensamientos

“La ciencia del prudente está en entender su camino; …”

Proverbios 14:8a

La verdad es que muchas veces nos ahogamos en un vaso de agua (¿O sólo a mi me pasa?).

Hace pocos días conversaba con un buen amigo que estaba un poco deprimido, curiosamente eso fue después de experimentar una super victoria espiritual porque Dios lo había usado de una manera increíble y a los pocos días él sólo se sentía inservible y descalificado.

A mí me ha pasado eso también, muchas veces.

Como tenía en mente este requisito de prudente para este artículo, pues ese día recordé la importancia de ser templado en la forma en que pienso, pensé que lo opuesto a aguas templadas serían unas aguas agitadas, ¿Qué tan templada es tu mente cuando las cosas no salen como quisieras que salieran?

2.- Manera de hablar

“El corazón del sabio hace prudente su boca, Y añade gracia a sus labios.”

Proverbios 16:23

“Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.”

Santiago 3:2

Sí hay algo que no podremos hacer nunca es retroceder el tiempo para evitar que nuestras palabras salgan de nuestra boca (o que nuestros textos se envíen de nuestros teléfonos móviles).

He notado que las personas prudentes tienden a ser un poco cuidadosas con lo que dicen, eso no quiere decir que son aburridas y que no pueden hacer bromas; simplemente quiere decir que han aprendido a discernir el momento para hacerlas. Y también, saben con quiénes pueden bromear…

Mis pastores son hombres amistosos y divertidos, pero no imagino que en plena consejería donde quizás un matrimonio se esté derrumbando quieran pasarse de graciosos. Todo tiene su tiempo y su lugar.

3.- Forma de actuar

“Todo hombre prudente procede con sabiduría; … “

Proverbios 13:16a

Conversando con un amigo me preguntó cómo definiría la palabra prudente, respondí algo bien sencillo: “Pensar 2 veces antes de hacer algo“, para mí es una manera fácil de recordar el término, lo definiré de nuevo:

Prudencia es pensar 2 veces antes de hacer algo.

Añadiría algo más: ¡Principalmente cuando tienes esa sensación que vas a hacer algo que no deberías!

Sí has creído en Cristo como tu Salvador entonces tienes al Espíritu Santo y a tu consciencia para guiarte, sí tienes esa sensación de “Esto no tiene nada de malo…” Posiblemente sí lo sea, hay que aprender a ser prudentes y pensar 2 veces antes de hacer algo.

Un buen amigo dice: “No hagas en privado lo que te avergonzaría hacer en público.” Ese es otro buen parámetro.

Conclusiones y despedida…

Para cerrar este tema, te cuento que hablando con uno de mis pastores sobre la prudencia me dijo que la clave para crecer en esta área era mi relación con Dios, al final del día es Él quién da el crecimiento. Creo que tiene razón.

Y tú, ¿Quieres saber que más se necesita para ser pastor?… Yo también.

¡Continuaremos juntos aprendiendo del tema! Puedes ver y esperar más artículos, todos con la etiqueta: “Requisitos Pastor“, ¡No te los puedes perder!

Dios te bendiga, querido amigo.

Marcos Zúniga

Requisitos Para Ser Pastor (5): Prudente

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario