En el artículo ¿Por qué debemos estudiar la Biblia? aprendimos 5 razones bíblicas para ver la importancia de estudiar las Escrituras, a grosso modo son:

  1. Es un mandamiento de Dios (Juan 5:39)
  2. Es un error no hacerlo (Mateo 22:29)
  3. Hay cosas difíciles de entender (2 Pedro 3:15-16)
  4. Para no ser niños fluctuantes (Efesios 4:14)
  5. Para estar preparados para presentar defensa (1 Pedro 3:15)

Entremos en contexto

La Biblia solo tiene un significado. Solo uno. Entonces, tal vez si eres como yo te has hecho preguntas como: ¿Por qué hay tantas religiones en el mundo que dicen basarse en las Escrituras y tienen doctrinas tan distintas? ¿Por qué no concuerdan? ¿Cuál es el problema aquí? Es un problema de interpretación 

Nuestra preocupación cuando estudiamos la Biblia es cuidarnos de hacer exégesis y no eiségesis, éstas dos palabras poco comunes significan algo bastante sencillo, que es lo siguiente:

  • Exégesis: Extraer el significado de un texto –bíblico–
  • Eiségesis: Insertar mi interpretación personal o ideas a un texto –bíblico–

Existen algunos métodos de interpretación, como ser:

  • Método dogmático: bastante popular en la iglesia católica, y
  • Método alegórico: cuando buscamos un significado rebuscado más allá de lo que plantea el texto, por ejemplo decir que las piedras que uso David para matar a Goliat simbolizan oportunidades en la vida para X situación… fueron piedras, punto.

Si no conocemos el camino correcto, no llegaremos al lugar correcto…

¿Cuál es “el” Método entonces? 

El método correcto de interpretación bíblica es el Método Literal–Gramático–Histórico–Contextual, no hay otro y éste se descompone de la siguiente forma:

Literal: Este es el primer paso, leer literalmente, hasta donde sea posible. No siempre podemos analizar un versículo en sentido literal, por ejemplo en Mateo 5:30 Jesús dijo que si tu mano te es ocasión de caer te la cortaras, ¿te imaginas cuántas personas andaríamos sin manos en las calles? Cuando no es posible entender de forma literal, avanzamos a:

Gramático: Se considera la ciencia de las letras, porque todo idioma tiene su gramática muy particular, por ejemplo veamos el siguiente verso:

“De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.”

Juan 6:47 RV-1960

“tiene” es un verbo conjugado, un verbo es una palabra que indica una acción, y éste está en tiempo presente progresivo, entonces Jesús nos está enseñando que si ya hemos creído en Él, ya tenemos la vida eterna. (Juan 5:24 es otro pasaje similar)

Histórico: Como su nombre lo indica, toma en cuenta el contexto histórico del texto, cuándo y dónde se escribió, a quién/es iba dirigido, etc. Porque debemos tener muy claro que la Biblia no fue escrita originalmente para nosotros aquí en pleno Siglo XXI, por ejemplo, las cartas de Pablo fueron escritas para las iglesias de las ciudades correspondientes.

Entonces nuestra obligación es darnos cuenta de porque se escribió X carta o profecía; en base a esta información pensar como lo traemos a nuestros tiempos. A eso se le llama construir puentes entre el pasado y el presente: ¿Cuál sería la aplicación para nosotros?

Contextual: Esta parte del método se enfoca en los temas geográficos, sociales, económicos, políticos, etc.; de la época cuando se escribió el texto bíblico, de ésta forma podemos entenderlo mejor.

Aplicación de “el” método:

“tendrás también entre tus armas una estaca; y cuando estuvieres allí fuera, cavarás con ella, y luego al volverte cubrirás tu excremento;”

Deuteronomio 23:13 RV-1960

Perdón por usar un ejemplo tan gráfico, ahora vamos a analizarlo mediante “el” método:

El pueblo de Israel vivía en tiendas en el desierto, no tenían las casas ni los sistemas de acueductos que tenemos ahora y Dios les mandó que todos anduvieran una estaca, como quien dice, en “su mochila”. Lógicamente para hacer sus necesidades fisiológicas ellos tenían que ir a algún lugar y simplemente hacerlas, pero debemos recordar que el tabernáculo, donde estaba la presencia de Dios, estaba ahí en el campamento.  

Ahora bien, ¿Te imaginas a Dios paseándose por el campamento y encontrándose con alguna suciedad ahí? ¿No te parece algo grotesco para Él y Su santidad? 

Y, ¿cómo lo traemos a nuestros tiempos? Verás, es un tema de santidad: 1 Corintios 6:19 dice que una vez que hemos confiado en Jesús como nuestro Salvador y Señor nuestro cuerpo se vuelve templo del Espíritu Santo. Surgen preguntas bien personales son: ¿Cómo está mi templo hoy? ¿Está limpio? ¿O hay alguna suciedad como los resentimientos, chismes, envidias, inmoralidades, etc.?

Hemos construido un puente entre el verso y cómo aplicarlo en nuestras vidas.

¡Espero ahora estés mejor armado para estudiar las Escrituras con el Método Literal–Gramático–Histórico–Contextual querido (a) amigo (a)!

¡Que el sabio Dios te guíe en tus estudios!

Marcos Zúniga

– Este artículo está basado en mis anotaciones del Diplomado en Hermenéutica que impartió el Diácono Reynaldo Rosales en la Iglesia Gran Comisión Tegucigalpa

¿Cuál es el Método Correcto Para Interpretar la Biblia?

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Promotor de Arte Dramático | Investigador Jr. | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales | Blogger


Post navigation