Sí hay algo que fácilmente puede quitarle la paz a cualquiera es tener problemas financieros, más específicamente el hecho de tener deudas, pueden existir cualquier cantidad de causas y a la vez cada caso es bastante particular, pero quizás la más común es que hace falta un presupuesto personal que si funcione, así que se necesita un fuerte compromiso y deseo para poder superar con éxito esta situación.

Mucha paz tienen los que aman tu ley,

Y no hay para ellos tropiezo.”

Salmos 119:165

Precisamente por ésta razón es que los 4 pasos que presentamos en este artículo requieren de tu participación activa en el mismo, es necesario despertar tu Inteligencia Financiera y echarla a andar, utilizaremos en este ejemplo un presupuesto personal mensual, pero antes de ver números hay algo muy importante y que debes hacer:

Paso “0”.- Escribe tus metas financieras en lenguaje coloquial

No sé si a ti te gustan los números, a mí sí pero sé que a la mayoría no les divierten tanto… Así que comencemos con una pregunta básica: ¿Qué quieres alcanzar con tus finanzas? Antes de escribir números en un presupuesto personal, te sugiero escribas cuáles son tus metas financieras en lenguaje sencillo o “coloquial”.

Por ejemplo, comparto a continuación algunas de mis metas financieras escritas en lenguaje normal (use la Biblia y una frase de John Wesley para estructurarlo):

No escribas muchas metas pero sí las importantes, aquellas que te ayudarán a tomar una decisión y te orienten en el futuro. Este es el paso “0”, hazlo antes de hablar de números… ¡que ya se vienen!

Paso 1.- Listar ingresos “mensuales”

Este es el primer paso y quizás el más importante de todos porque nos da la pauta y establece cual es nuestro límite en este momento, para comenzar necesitas tener a mano lápiz y papel, o es mucho mejor sí tienes la facilidad para usar un programa de hojas de cálculo como Ms Excel u OpenOffice (al final del artículo podrás descargar uno de ejemplo).

El paso es simple, necesitas enumerar en una columna todos los ingresos que recibes periódicamente, (en nuestro ejemplo es una vez al mes), estos ingresos pueden ser:

  • Salarios (tu sueldo),
  • Rentas o alquileres (sí tienes casas o propiedades),
  • Ganancias (de tus negocios personales o inversiones),
  • Intereses ganados (podría ser algún plazo fijo)
  • Bonos, etc.,

Luego sumas todo y obtendrás el total de tus Ingresos Mensuales. (¡Mucho ojo con ese dato!)

Paso 2.- Listar gastos “mensuales”

Ahora viene lo bueno, y esta es la segunda columna, donde buscaras enumerar todos tus egresos o gastos, ejemplos a continuación:

  • Si pagas un préstamo por tu casa o renta,
  • Colegiaturas de tus hijos,
  • Servicios básicos como:
    • Agua potable,
    • Energía eléctrica,
    • Teléfono fijo y celular;
    • Internet y Cable,
  • Cuotas de préstamo por algún automóvil,
  • Transporte, como:
    • Combustibles,
    • Autobús,
    • Metro,

En fin, es necesario enumerar absolutamente todo lo que necesitas para “vivir un mes”.

Paso 3.- Listar gastos “NO mensuales”

Esta tercera columna es por un consejo muy sabio que aprendí, en ella debemos listar todos tus gastos que NO son mensuales, como por ejemplo:

  • Matrículas e impuestos,
  • Cambios de aceite, batería y llantas del auto,
  • Seguros varios,
  • Viajes o celebraciones por días festivos,
  • Gastos por compra de regalos, etc.

Ahora bien, ¿Para qué hacer estar tercera columna?, bueno la respuesta es muy simple, cuando aprendemos a hacer un presupuesto personal “mensual”, usualmente no consideramos aquellos gastos que ocurren digamos una vez cada seis meses, así que cuando tienen que pagarse caemos en un desequilibrio y casi siempre nos agarran “mal parados”.

La idea es dividir el gasto entre los meses que correspondan, por ejemplo si la matrícula de una colegiatura equivale a un único pago de USD 240 al año, entonces dividimos los USD 240 entre los 12 meses que tenemos y destinamos dentro de nuestro presupuesto USD 20 cada mes a “Matrículas colegiaturas”.

Este procedimiento se repetiría con todos los Gastos NO Mensuales que tengas, para así incluir en tu Presupuesto Personal Mensual las cuotas que te permitirán crear un fondo de dinero y evitar así un impacto en los meses futuros.

Algunos consejos:

  • En algunas ocasiones el presupuesto no funciona porque te sientas a escribirlo una vez al año y te olvidas de él, te sugiero fuertemente que le eches un vistazo a tus números por lo menos una vez a la semana para que puedas hacer ajustes a tiempo…
  • Es mejor no andar a la mano las tarjetas de crédito, acostúmbrate a pagar en efectivo lo más que puedas y deja las tarjetas para compras planificadas y específicas, está comprobado gastas un 15-20% de más cuando pagas al crédito.

¡Que Dios te bendiga querido(a) amigo(a)!

Marcos Zúniga

Cómo Hacer Un Presupuesto Que Sí Funcione

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario