“Ninguna de las buenas promesas que el SEÑOR había hecho a Israel había fallado. Todo se convirtió en realidad.”
Josue 21:45 PDT

Puedo decir que el mayor problema a vencer en mi vida cristiana ha sido la incredulidad.

No me refiero a creer que Dios no existe y eso, sino a ese momento donde es difícil creer en que El es muchísimo más confiable que yo y que cumplirá con todas y cada una de sus promesas.

Mis dudas son, por lo general, fuente de todas mis dificultades y derrotas espirituales, ¿porque? Por que al dudar me tambaleo, tomo malas decisiones, veo de forma distorsionada las situaciones y es inevitable errar.

Por eso es que necesito una fe mayor, creciente cada día y fortaleciéndose en el poder de Su fuerza. Y estoy seguro no tengo ni una razón para dudar y si miles para confiar.

Ayuda mi incredulidad Señor, Dios de palabra, eternamente confiable y que no cambias.

Tu hijo que te ama y necesita como nadie, Marcos.

Mi Dios es un Dios de palabra

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario