“Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.”

Génesis 6:6

Cuando estás viviendo una situación dolorosa, alguna vez has pensado frases como las siguientes: “Nadie me entiende…”, “Es que esto es demasiado para mi…”, “Si Dios supiera lo que siento por dentro y si me amará, Él no lo hubiera permitido…” Etc.

¿Has notado que fácil solemos pensar que Dios no sufre ni nunca ha sufrido? Al fin y al cabo, es Dios, ¿Cierto? Dios no debería sufrir por nada, pero; en efecto Dios ha sufrido y… Quizás te sorprendas por esto, pero Dios ha sufrido mucho.

Recientemente estaba meditando Génesis capítulo 6 y me llamo poderosamente la atención el hecho que a Dios le dolió en su corazón haber hecho al hombre. Le dolió. Es decir, Él sufrió en Su Corazón. Eso, sin duda, es algo que no se piensa todos los días.

En ese momento y de inmediato, como si aparecieran delante de mi todas las escenas de una película, comencé a ver claramente todas las veces que Dios muestra su dolor en la Biblia y más interesante aún, cómo se relaciona con nuestros dolores más profundos como seres humanos.

Veamos algunos ejemplos:

La perdida de un ser querido

“María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano. Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve. Jesús lloró.”

Juan 11:32-35

Muchas personas recuerdan Juan 11:35 porque dicen: “Ah sí, el verso más corto de la Biblia…”, y, el problema es que podríamos estar pasando por alto una de las verdades bíblicas más increíbles de todas:

A Dios le duele nuestro dolor.

Oye, léelo de nuevo si no lo crees, en serio a Dios le importa tu dolor y el mío, Jesús no lloró porque Lázaro había muerto, Él sabía que lo iba a resucitar; Jesús lloró porque vio el dolor de María y Marta y los demás judíos. ¿Lo ves? ¿Lo comprendes? ¿Lo crees? A Dios mismo le duele nuestro dolor. Él siente empatía por ti y por mi.

Y, quizás me arriesgo un poco al creer y compartir contigo que, en algún momento de mucho dolor en mi vida, de verdad siento que Dios mismo pudo haber estado llorando conmigo. Él comprende nuestros dolores.

La traición de nuestra pareja

Me dijo Jehová en días del rey Josías: ¿Has visto lo que ha hecho la rebelde Israel? Ella se va sobre todo monte alto y debajo de todo árbol frondoso, y allí fornica.”

Jeremías 3:6

¿Tu pareja te ha traicionado con otro(a) y sientes un terrible dolor por ello? No te sientas solo, porque Dios se ha sentido así también. Así es, Dios también sabe lo que se siente el ser traicionado en su amor profundo e incondicional por nosotros…

Nosotros le hemos traicionado cuando vamos y lo ponemos en otro lugar que no sea el primero en nuestras vidas, Dios quiere ser el primero para ti y para mí. Si no está en ese lugar, ya no importa en que lugar esté, Él se sentirá que lo hemos traicionado y lo más cruel de todo es que Él es el único que realmente nos ama de forma incondicional y eterna.

Como podemos ver, Él ha sentido lo mismo que tú puedes estar sintiendo, así que puedes acercarte confiadamente a Él y recibirás ayuda de Su parte para superar ese trago amargo. Él comprende nuestros dolores.

La muerte de un hijo

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Juan 3:16

¿Has escuchado que muchas personas dicen que experimentar perder a un hijo duele más que perder a un padre? Y como las personas que lo dicen ya han experimentado la muerte de alguno de sus padres, parece ser que su versión de los hechos tiene validez.

Sabes algo, Dios perdió a su Hijo… Jesús tuvo que morir y Dios Padre ni siquiera pudo verlo directamente porque en ese momento Él estaba juzgando los pecados de todos nosotros en Su Hijo.

¡Que dolor tan grande presenciar la muerte de tu hijo y no poder hacer nada para impedirlo!

Todo por amor, amor a ti y amor por mi; porque si no fuera por el sacrificio de Jesús en la cruz, no habría forma ni manera de poder estar con Dios en el cielo; y ahora, creyendo que ese sacrificio es suficiente para pagar nuestro pecado y confiando que Dios nos ha regalado la vida eterna, tenemos acceso con confianza a Él.

¿Has perdido un padre o un hijo? Él comprende nuestros dolores.

Otros

Esos solo fueron algunos ejemplos, hay muchos más; por ejemplo:

  • el dolor de tener hambre y sed,
  • golpes físicos,
  • de pasar injusticias;
  • recibir ofensas,
  • el dolor de que tus amigos más cercanos te abandonen, etc.,

Conclusiones y Recomendaciones

¿Puede Dios entender mi dolor? Parece que sí… ¡Y muy bien además!

¿Y si, te le acercas sinceramente para expresarle cómo te sientes? Él está esperando que lo hagas para darte su consuelo y esperanza. No lo pienses mucho, solo hazlo. Dios te comprende y Él desea que seas útil en Su obra y todo lo que has vivido es para perfeccionarte cada día más. Solo tienes que creer que:

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”

Romanos 8:28

Dios comprende nuestros dolores… Y al final, ¡Todos tienen un propósito de eterna bendición!

¡Que Dios te bendiga querido(a) amigo(a)!

Marcos Zúniga

¿Puede Dios Entender Mi Dolor?

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Promotor de Arte Dramático | Investigador Jr. | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales | Blogger


Post navigation