“Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.”

2 Corintios 13:13

Te falló horrible… Nunca lo imaginaste, jamás creíste que esa persona especial podría hacerlo, él/ella no podría fallarte, pero en efecto lo hizo, te daño tanto y ahora no quieres saber nada de él/ella…

Te lastimo, esa persona que apenas vas conociendo y que parecía que iban a ser buenos amigos / compañeros de trabajo te lastimo con su indiferencia, con sus palabras, con sus hechos… Y ahora no quieres saber nada de él/ella…

¿Te has sentido así alguna vez? ¿Te estás sintiendo así, ahora? ¿Te sientes así contigo mismo por fallarle a alguien? ¡Pues entonces has venido al lugar correcto! Me gustaría compartir contigo algo que Dios me ha enseñado a través de Su Palabra, que es la Biblia, ¿Te interesa? ¡Te invito a que pongas mucha atención!

2 claves poderosas para dejar el resentimiento:

Clave #1.- ¡Entendiendo que Dios NO me Guarda Rencor a Mi!

Si no tengo amor, de nada me sirve darles a los pobres todo lo que tengo. De nada me sirve dedicarme en cuerpo y alma a ayudar a los demás.”

2 Corintios 13:3 (TLA)

Entender y poner en práctica esta gran verdad nos ayuda a contrarrestar el resentimiento hacia otros o hacia ti mismo, ya que imitamos el amor, no se trata de que olvides mágicamente lo sucedido, simplemente es que cuando recuerdes lo hagas sin rencor ni dolor, esa es la correcta definición de perdonar, recordar sin dolor, y esta cualidad de no guardar rencor  es una característica del verdadero amor que describe la Biblia, leamos:  

“El amor… no se irrita, no guarda rencor;… Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”

1 Corintios 13:4a-5b-7

Y aún más importante, no guardar rencor es una característica de Dios mismo, ya que Él es amor:

“El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.”

1 Juan 4:8

Clave #2.- ¡Decidir Pasar por Alto la Ofensa!

Watchman Nee (Predicador chino de comienzos del siglo XX) decía que: “Todos sufrimos, pero no todos sabemos sufrir”, esta es una gran verdad…

Lo cierto es que todos sufrimos en esta vida, aunque sean distintas clases o niveles de sufrimientos; sin embargo el punto no está en la adversidad en si misma sino más bien en cómo la afrontamos, mi mamá solía decirnos cuando era niño: “sí la vida te da limón, haz una limonada”.

Ahora bien, el mundo, es decir, este sistema de ideas que nos rodean; nos ha hecho creer que es de débiles el perdonar, que los fuertes no lo hacen y esperan a que los demás se arrodillen para clamar por su perdón… Lógicamente el único anti-valor exaltado aquí es el orgullo.

Pues, ya que tenemos un gran ejemplo en el Maestro de Maestros, vemos precisamente que ¡Jesús nos ha enseñado que es al contrario! Que son los fuertes los que perdonan, ya que, Él mismo nos ha perdonado, y sin duda que, Jesús es el más fuerte entre todos los fuertes que jamás hayan existido.

“Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís más bien el agravio? ¿Por qué no sufrís más bien el ser defraudados?”

1 Corintios 6:7

Pablo nos anima en 1 Corintios 6:7 a que aprendamos a pasar por alto las ofensas, sabemos muy bien que de esas viviremos muchas durante nuestras vidas, así que, ¿Para qué derrochar nuestras energías mentales/espirituales en rencores? ¿Parece ser un desperdicio después de todo, cierto?

¡Debemos aprender a saber sufrir para vivir mejor!

Regalo de despedida

A continuación comparto el audio de una de las mejores conferencias que he escuchado en mi vida sobre este tema, fue brindada por el Pastor Nelson Guerra en uno de los campamentos de Semana Santa de las Iglesias Gran Comisión Latino América:

Gritemos la Gracia – Pastor Nelson Guerra (Campamento «Gracia», año 2015)

Reto:

¡Vive creyendo que Dios NO te guarda rencor y entonces por amor decidirás pasar por alto las ofensas de otros!

»Yo, sí, yo solo, borraré tus pecados por amor a mí mismo
y nunca volveré a pensar en ellos.

Isaías 43:25 NTV

Sí tienes algunas otras ideas que te han ayudado a dejar los resentimientos atrás, ¡Siéntete libre de comentar!

¡Que Dios te bendiga querido(a) amigo(a)!

Marcos Zúniga

¿Cómo Dejar el Resentimiento?

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Promotor de Arte Dramático | Investigador Jr. | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales | Blogger


Post navigation


Deja un comentario