“Estad atentos, y oíd mi voz; atended, y oíd mi dicho.”

Isaías 28:23

Desde hace unas pocas semanas, como parte de la lectura en conjunto de un capítulo diario de la Biblia que tenemos en mi iglesia local, comenzamos el libro de Isaías; el primero de los profetas mayores. Y he notado con preocupación como muchas personas podemos estar sintiéndonos enredados con un libro aparentemente difícil de entender.

Es interesante que expresiones como “Jehová ha dicho”, “Dios habló” o “Palabra de Jehová” se repiten más de 40 veces en Isaías, y podemos estar seguros que Dios habla en Su Palabra, así que, la pregunta obligada y personal es:

¿Estoy escuchando lo que Él está diciendo?

¿Porqué leer Isaías?…

Toda la Escritura es un mensaje enviado por Dios, y es útil para enseñar, reprender, corregir y mostrar a la gente cómo vivir de la manera que Dios manda, para que el siervo de Dios esté listo y completamente capacitado para toda buena obra.”

2 Timoteo 3:16-17 (PDT)

Es cierto, hay libros que a priori nos pueden gustar más: Proverbios, Salmos, los evangelios, etc., pero también es cierto que Dios dice que toda la Escritura es un mensaje de Él y por lo tanto ¡es útil! Dios desea que la estudiemos, la meditemos y la guardemos en nuestro corazón. “Toda la Escritura” incluye Isaías y otros libros, aunque éstos no sean muy populares últimamente…

¿Y si no entiendo los textos?…

“»Hay algunas cosas que el SEÑOR nuestro Dios ha mantenido en secreto, pero hay otras que nos ha dado a conocer a nosotros y a nuestros hijos para siempre, para que podamos obedecer todos los mandamientos de esta ley.”

Deuteronomio 29:29 (PDT)

Dios es el Maestro. No es uno de los mejores maestros del mes o del año, Él es “el” Maestro. Y como buen Maestro que es, Él sabe que no podemos entender todo lo que Él podría enseñarnos de buenas a primeras.

Sobre las profecías que pueden confundirnos un poco tengo un par de 3 comentarios:

  • No es necesario saber exactamente de qué trata la profecía o cómo se interpreta para entender cómo es Dios y cuál es Su voluntad para con nosotros… Podemos ver ejemplos y aprender de ellos…
  • Aún los eruditos no se terminan de poner de acuerdo en el significado de muchas profecías, es cierto que podemos teorizar, lo cual no es malo; pero un devocional es más que teoría, es escuchar la Voz de Dios y ponerla en práctica en la vida…
  • Lo verdaderamente importante no es lo que quisiera entender sino lo que ya entendí: ¿Estoy obedeciendo? ¿Se refleja en mi vida lo que Dios me ha enseñado en el pasado?

El gran objetivo…

“Todo lo que se escribió en el pasado fue para dejarnos una enseñanza y para que tengamos esperanza. La esperanza viene por la paciencia y el ánimo que nos dan las Escrituras.”

Romanos 15:4 (PDT)

La Biblia dice que todo lo que se escribió antes fue para dejarnos conocimiento… ¡Alto!… ¡No fue así! ¡Fue para dejarnos enseñanza y esperanza! El conocimiento se obtiene estudiando, pero la esperanza se obtiene meditando y es Dios mismo quién nos la da a través de lo que algunos autores denominan: Su Palabra revelada, es decir, Dios hablando a nuestro corazón con La Biblia.

¿Cómo sacarle más provecho a Isaías y demás libros proféticos?

A continuación te comparto algunos consejos prácticos que me han servido y podrían ser útiles:

Antes de leer el libro…

  • ¡Entiende el contexto histórico que la misma Biblia explica! Revisa la historia y cómo la cuenta la misma Biblia…
  • Busca un momento y un lugar en silencio…
  • Antes de leer ora. Si, ese es el consejo que da todo el mundo, pero puede ser que lo estemos obviando porque cuando oramos no pedimos de corazón escuchar la Voz de Dios. Así que ora, pero de verdad.

Durante la lectura del libro…

  • Lee por lo menos 3 veces el texto que has seleccionado.
  • Identifica personajes, eso lo consigues haciéndole preguntas al texto, como: ¿Quién habla? ¿A quién le habla?
  • Visualiza situaciones, ayuda preguntarse: ¿Qué dice el texto?¿Porqué lo dice? ¿Qué vienen de hacer los personajes? ¿Qué se les recomienda que hagan?
  • Escribe y subraya… ¡En la misma Biblia está muy bien! No hay ningún problema con eso… Igual es recomendable un diario aparte para más apuntes…
  • Concluye: ¿Qué está Dios diciéndome a través de todo esto? ¿Cómo puedo aplicarlo a mi vida?

     

Comparar versiones también es muy bueno, porque permite tener mayor claridad del texto bíblico, páginas como www.BibleGateway.com o aplicaciones en tu teléfono móvil como Youversion pueden ayudarte y son gratuitas.

¿Y tú que crees de todo esto? ¿Te animas a ver con otros ojos estos libros? ¡Cuéntanos en los comentarios!

¡Que Dios te bendiga querido (a) amigo (a)!

Marcos Zúniga

Isaías: ¿Cómo Sacarle Más Provecho a Libros Proféticos?

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Promotor de Arte Dramático | Investigador Jr. | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales | Blogger


Post navigation


Deja un comentario