“Esto dice el SEÑOR: «No aprendan a vivir como vive la gente de otras naciones; […] Las costumbres de esos pueblos no valen nada.”

Jeremías 10:2a-3a PDT

En esa etapa de mi vida que escribí estás líneas estaba finalizando mis veintes y aún seguía soltero (tenía 29 y ahora 32 y todavía sigo soltero), así que he recibido muchos consejos sobre cómo prepararme para el matrimonio: algunos han sido buenos, otros malos (y algunos muy malos).

Sin embargo, el mejor consejo que he recibido como soltero que se prepara para el matrimonio me lo dio un pastor muy querido de mi iglesia local, este consejo es tan sabio, profundo y sencillo; que se resume en la siguiente frase:

~ “Vive como si ya estuvieras casado.”  (Gustavo Zepeda)

No pretendo pienses que tengo todas las respuestas o que domino el tema, nada de eso… Estoy aprendiendo y sigo considerando estas palabras porque tiene muchas aplicaciones para todo y es un excelente parámetro de cómo conducirme.

Por ejemplo, veamos las siguientes situaciones:

Noviazgo

La palabra “noviazgo” no se encuentra en la Biblia, sin embargo si encontramos la palabra “novia”; muchas veces es una comparación de que la Iglesia es la novia de Jesús.

“Lo que quiero es que ustedes sean siempre fieles a Cristo, es decir, que sean como una novia ya comprometida para casarse, que le es fiel a su novio y se mantiene pura para él.”

2 Corintios 11:2b TLA

El mundo entiende hoy por noviazgo una relación totalmente egoísta y sin ningún propósito más que el de satisfacer los deseos / sueños de cada uno de los miembros de la pareja. Es lamentable, pero es así. Dios es distinto.

Para Dios, el noviazgo es una preparación para el matrimonio, así que cualquier relación emocional con el sexo opuesto que no tenga esa visión es algo totalmente alejado de lo que Dios quiere para nosotros.

~ “Vive como si ya estuvieras casado…”

¿Cómo voy a tener una relación con alguien si no estoy preparado para tenerla? Además el noviazgo me enseña que si hay algún problema cambio de novia/o y ya… Efectivamente, en el matrimonio, cuando haya algún problema cambiaras de esposa/o y ya… Triste, pero cierto.

Amistades con el sexo opuesto

Este es uno de esos temas grises pero aquí vamos… Te imaginas que un día en el futuro mi esposa me diga:

– “¿Para dónde vas?”

Y yo bien fresco como una lechuga le diga:

– “Voy a tomar un café con una amiga…” , o aún peor: “Voy al cine con una amiga…”

¿Cómo crees que me iría? Personalmente, creo que no muy bien.

Mi mejor amigo me molestaba hace unos años y me decía que yo era “el heterosexual con más amigas de la historia”… y si tenía muchas amigas; el problema es que fácilmente puedo cambiar de una platica normal a una coqueta y honestamente esas amistades no me ayudaron mucho en mi relación con el sexo opuesto, y dudo sean de provecho para ti…

~ “Vive como si ya estuvieras casado…”

Entonces, la pregunta es: ¿Para qué invertir tanto tiempo en tener amigas/os? Creo que suena un poco extremo, pero es la verdad. Cuando uno se casa tu mejor amiga/o es tu esposa/o. Ya no necesitaras más amistades del sexo opuesto porque con una/o será más que suficiente.

Situaciones de peligro

¿Porqué evitar una situación peligrosa? Es sencillo, como diría mi amigo y pastor Omar Pinto: “Mi carne quiere pecar y Satanás quiere que peque… Por eso debemos cuidarnos”. Yo sé muy bien donde es fácil para mi caer y tú también sabes lo mismo en tu caso, cuídate y evita esas situaciones.

“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.”

1 Corintios 10:12 RV60

Por la gracia de Dios tengo el honor de servir como diácono en un grupo de crecimiento en mi iglesia local. ¿Cómo trato de manejarme en mi relación con las mujeres de mi grupo? Viéndolas como si fueran la esposa de alguien. O bueno, estoy aprendiendo a verlas así a todas.

~ “Vive como si ya estuvieras casado…”

En lo personal y porque soy muy, muy, pero muy débil: prefiero evitar chatear más de lo necesario con mujeres o verlas en lugares a solas como cafés (aunque sean públicos), para cuidarles su testimonio y para cuidarme. Si alguna ocupa consejería podemos vernos en la casa del grupo (a la hora del grupo) o en la iglesia. Y listo. Nadie se ha muerto por eso.

Saludos finales

Con eso último considera esto: En el mismo tiempo que puedes invertir en chatear con amigas/os o en un café con alguna amiga/o; en ese mismo tiempo´puedes meditar la Palabra, orar, discipular o ser discipulado… o quizás escribiendo un artículo como este. ¿No te parece mucho mejor?

¡Que el sabio Dios te guarde y guíe querido (a)  amigo (a)!

Marcos Zúniga

El Mejor Consejo Que He Recibido Como Soltero

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Promotor de Arte Dramático | Investigador Jr. | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales | Blogger


Post navigation


Deja un comentario