Cuando se habla de autoridad desde la perspectiva bíblica surgen algunos pasajes que pueden ser un poco grises al respecto, uno de ellos es Oseas 8:4, el cual dice así:

Ellos establecieron reyes, pero no escogidos por mí; constituyeron príncipes, mas yo no lo supe; de su plata y de su oro hicieron ídolos para sí, para ser ellos mismos destruidos.
Oseas 8:4

Hace unos días algunos amigos en diferentes momentos me han preguntado qué pienso sobre el pasaje de Óseas 8:4, puesto que pareciera dar a entender que hay reyes (o autoridades) no puestas por Dios… ¿Será así? ¡Vamos a verlo con más detalle!

Estableciendo una base

Hay algunos principios de interpretación de la Palabra que constituyen una base importante para entender este pasaje, a continuación algunos:

  • La Biblia no se contradice, puesto que es la Verdad de Dios y no puede enseñar algo en un lado y lo contrario en otro lado.
  • Los pasajes grises u obscuros que parecieran indicar una contradicción se deben interpretar a la luz de los pasajes claros.
  • El método correcto para interpretación de la Palabra lleva la siguiente línea: literal-gramatical-histórico-contextual.

(Nota: Sí quieres profundizar más en ese último tema, quizás te interese el artículo: “¿Cuál es el Método Correcto para Interpretar la Biblia?” que publiqué en BlogdeCristo un tiempo atrás).

Conociendo “la” verdad bíblica

Él muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos.
Daniel 2:21

La verdad bíblica es una, y es que “Dios quita reyes y pone reyes” (o autoridades), no sólo porque lo dice textualmente Daniel 2:21, sino también lo confirma Romanos 13:1 al afirmar que:

Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.
Romanos 13:1‭

No hay autoridad que no haya sido establecida por Dios, y punto. Sí alguien quisiera discutir esa verdad bíblica tendría que explicar -y superar- al menos los siguientes planteamientos:

  1. Jesús respetó la autoridad civil del Imperio de Roma al punto de enseñar que se debían honrar los impuestos (Mateo 22:21).
  2. Pablo respetó la autoridad del concilio aunque éste lo había acusado y dañado injustamente (Hechos 23:1-5).
  3. El mismo Pablo reconoció la autoridad del César al apelar a él (Hechos 25:11).
  4. Dios condenó la murmuración que tuvieron Aarón y María contra la autoridad de Moisés (Números 12).
  5. Al menos en 3 ocasiones Dios llama “mi siervo” al rey Nabucodonosor de Babilonia (Jeremías 25:9, 27:6 y 43:10).
  6. Dios profetizó que el rey Ciro sería como un “pastor” para Su pueblo y que cumpliría lo que Él quería (Isaías 44:28).
  7. La única situación en la que los discípulos se opusieron a la autoridad era cuando les mandaron expresamente algo en contra de lo que Jesús les había mandado (Hechos 4:18-22).
  8. De manera paralela en el Antiguo Testamento, el profeta Elías no se rebeló contra la autoridad civil de Acab y Jezabel sino contra la instrucción espiritual de adorar a Baal y seguir sus profetas paganos (1 Reyes 18:20-40).
  9. Pedro tuvo el mandato de evangelizar a Cornelio y su familia siendo él un alto oficial romano; ¿Qué hubiera pasado sí Pedro fuera conocido por ser una persona enemiga del gobierno de Roma? ¿Lo hubiera recibido en paz Cornelio? (Hechos 10).

Exégesis de Oseas 8:4

Ahora bien, teniendo como referente “la” verdad sobre el tema, ¿Qué pasa con Oseas 8:4? ¿Qué está enseñando este pasaje? Para eso nos auxiliaremos del método literal-gramatical-histórico-contextual.

Ellos establecieron reyes, pero no escogidos por mí; constituyeron príncipes, mas yo no lo supe; de su plata y de su oro hicieron ídolos para sí, para ser ellos mismos destruidos.
Oseas 8:4

Desglosemos el pasaje desde estas perspectivas:

Literal

Este pasaje NO puede enseñar literalmente que existieron reyes de Israel no puestos por Dios, porque entraría en contradicción con toda la Escritura. Un pasaje se interpreta literalmente hasta donde es posible, este no es el caso.

Gramatical

Para este punto es importante entender que el significado de las palabras está determinado por el contexto en donde se usan y además nos auxiliaremos de otra versión del mismo pasaje:

“Establecen reyes que yo no apruebo,
    y escogen autoridades que no conozco.
Con su plata y con su oro se hacen imágenes
    para su propia destrucción.”

Oseas 8:4 NBD (Nueva Biblia al Día)

El hecho que Dios “no apruebe” se refiere a que Él condena las decisiones que éstos reyes tomaron en pro de la apostasía del pueblo de Israel, y el “no conozco” es interesante porque cuando Dios usa la expresión “conocer” a alguien se refiere a tener una relación íntima con Él. Ningún rey pagano tiene una relación íntima con Dios.

Histórico

Dios participó activamente en la elección del rey Saúl (1 Samuel 9:17), luego Saúl por su propia rebeldía fue desechado y Dios escogió al rey David (1 Samuel 16:1).

Incluso cuando Dios decidió que por la apostasía de Salomón sus descendientes ya no serían reyes de todo Israel sino solamente de Judá, Él escogió a Jeroboam por rey de Israel (1 Reyes 11:31) y le hizo la misma promesa que a Salomón y que a Roboam, promesa que ninguno cumplió.

Después, todos los reyes de Israel y de Judá siguieron la línea real; es decir, fueron descendientes de Roboam y Jeroboam.

Contextual

El gran tema de todo el libro de Oseas es el fiel amor de Dios hacia un pueblo que le había sido infiel, este es un tema espiritual, no político. Es el dolor de un cónyuge engañado, incluso cuando habla de los reyes se denota que el gran reclamo de Dios es que ellos propiciaron que el pueblo se alejara de Él.

Despedida

Amemos a las personas sin distinciones políticas. No podemos amar a todos sí lanzamos mensajes de odio contra algunos… ¡Y Dios ya nos mandó hacer discípulos a todos!

¡Que Dios te bendiga querido (a) amigo (a)!

Marcos Zúniga

¿Hay alguna autoridad NO puesta por Dios? / Exégesis de Oseas 8:4

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Promotor de Arte Dramático | Investigador Jr. | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales | Blogger


Post navigation


Deja un comentario