Muchas personas en América Latina recibimos en el mes de diciembre un bono de dinero extra que cariñosamente llamamos aguinaldo, en la mayoría de los casos este bono equivale a un salario completo, así que, definitivamente lo sentimos, por lo que la pregunta clave aquí es ¿Cómo administramos o invertimos bien este ingreso adicional?

“y que… has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio…”

2 Timoteo 3:15a

A continuación comparto contigo tres puntos para invertir bien tu aguinaldo:

1.- Piedad y Contentamiento

Uno de los principios de la Teoría Económica dice que los “recursos siempre son escasos”, incluso el hombre más rico del mundo no tiene suficiente dinero para hacer todo lo que quiera, por eso es que las grandes empresas avanzan a ciertos ritmos a medida los mercados se los permitan.

“Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.”

1 Timoteo 6:6-8

Lee bien esto y medítalo en tu corazón, sé muy bien lo que se siente querer tener muchas cosas pero la felicidad NO está en obtener todo lo que queramos, nuestro contentamiento no debe estar en las cosas materiales puesto que de todas maneras nada de eso nos podremos llevar a la tumba, son triviales, pasajeras, efímeras como la vida misma.

No estoy diciendo con eso que nos tenemos que olvidar de ellas o que es malo tener cosas, para nada; el punto importante está en que nuestro corazón no debe vivir para las cosas materiales, más bien debemos cultivar las espirituales.

Así que, decide no sufrir en tu interior sí no tienes la capacidad de adquirir todas las cosas que quisieras, disfruta lo que puedas tener en estos momentos sin necesidad de incurrir en deudas, es mucho mejor entrar a un año nuevo sin lo que tanto deseas pero también sin deudas y en paz, que comenzar con lo que querías comprar pero afligido buscando como pagar.

No caigas en la trampa del enemigo, aunque no lo creas hay alguien que se alegra cuando no estás en paz… Sí, él es. ¿Sabes porqué? Porque de esa manera te comienza a separar de Dios porque pone tu atención en el mundo. Cuidado. Mucho cuidado. Donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.

2.- Disfrutando la Verdadera Abundancia

En realidad Dios ya nos ha dado muchas cosas. Muchísimas. Tantas que son imposibles de contar…

“A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.”

1 Timoteo 6:17

Parece ser que Pablo, hace dos mil años atrás, ya sabía mucho sobre la incertidumbre de los mercados globales, crisis en la bolsa de valores, problema con las hipotecas, etc., ¿Sabes porqué? Porque siempre ha sido así… Las riquezas de este mundo que se pasa son inciertas pero hacen creer al que las tiene que puede confiar en ellas. Que problema es poner nuestra fe en un puñado de dinero / inversiones / acciones / terrenos / autos y no en el Dios vivo, que es en Quién realmente podemos confiar.

Cuando algo viene de Dios no acarrea dolor ni aflicción, simplemente viene en abundancia para que nosotros lo disfrutemos y compartamos con los demás. Sí obtienes algo que no te deja en paz, posiblemente no venga de Dios si no de tus propios deseos de obtenerlo a toda costa y quizás Dios sí quiera dártelo, pero estás buscándolo fuera de Su tiempo.

3.- Provisión Para Los Míos

Otro punto importante cuando hagamos la distribución del aguinaldo es que consideremos proveer para los nuestros, para nuestra familia y para nuestros amigos íntimos/cercanos también. Leamos porque:

“porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.”

1 Timoteo 5:8

A veces podemos correr el riesgo de querer comprar cosas solo para nosotros mismos, satisfacer ese deseo es algo muy egoísta, principalmente habiendo tanta necesidad a nuestro alrededor; la verdad es que el mundo en general está sufriendo mucho por la escasez en la que nos encontramos, miles de personas buscan alimento en los basureros municipales porque no tienen que comer… Es una realidad muy triste como para pensar solo en nosotros, ¿Te parece?

Así que para comenzar a cambiar esta triste realidad podemos hacer una inversión en nuestra familia, y después apoyar a algunos amigos que estén necesitados, seguramente cuando lo piensas te sobraran candidatos para que hagas tu buena obra. Piénsalo y decide qué vas a hacer para compartir y proveer a los demás.

Algunos Consejos Prácticos Con El Aguinaldo

Ahora bien, sobre una posible distribución del dinero en sí (en porcentajes), podría ser aconsejable lo siguiente:

  • Diezmo y ofrenda (10 – 20 %).
  • Apoyar a tu familia: esposo(a) e hijos, padres; provisión para tu casa (25 – 35 %).
  • Apoyar amigos cercanos en necesidad (5 – 10 %).
  • Abonar a deudas / Pago directo a capital: Recomiendo que sí son varias deudas, trates de cancelar la que puedas saldar del todo, así lo que empleabas en ella mes a mes ya te queda libre para salir de las demás (20 – 30 %)
  • Ahorro: Esta es una disciplina muy importante, siempre guarda un poco de lo que obtienes (15 – 25 %)
  • Regalos: Bueno, es una tradición y no están de más… Sí no tienes mucho capital disponible, ¡Regalar libros es una excelente opción! Es relativamente cómodo y las demás personas deberían agradecértelo puesto que los ayudas a crecer (5 – 15 %)

Nuestro mayor deseo es que este artículo haya sido de bendición en tu vida, en realidad la navidad es mucho más que dinero, se trata de alguien… ¡Y ese alguien es Jesús! ¿Lo conoces? Espero que sí… Porque Él es el centro y razón de todo lo que pasa.

¡Qué Dios te bendiga querido(a) amigo(a)!

Marcos Zúniga

Cómo Invertir Bien Mi Aguinaldo

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario