En el mundo de hoy uno de los medios de pago más común es mediante el uso de tarjeta de crédito, se ha vuelto tan popular que hemos llegado al punto de que muchos chicos piensan que es un paso de madurez tener una tarjeta… Pero ¿Sabes tú cómo funcionan? ¿Cómo sacarle algún tipo provecho y no endeudarte con ellas? ¿Cuál es el negocio detrás de los aparentes beneficios que nos brindan?

Introducción a la Tarjeta de Crédito 

Pues bien, comenzare describiendo algunos de los “términos claves” del lenguaje de las tarjetas de crédito y para empezar vale la pena preguntarnos: ¿Qué es la tarjeta de crédito? En pocas palabras una tarjeta de crédito es una línea de crédito que extiende un banco o empresa emisora de tarjetas a una persona natural o jurídica, con un cantidad de dinero en forma de crédito inmediato, generalmente a medida el cliente ha hecho un “buen” uso de la tarjeta, el banco suele extender el límite de crédito sin que el cliente lo solicite (mucho cuidado con eso, es una trampa, quizás en otro artículo explique eso…).

Ahora bien, cada tarjeta tiene fecha de corte, que indica que día del mes es en el que la cuenta “corta” y pasa al siguiente mes estableciendo el saldo del mes, para el cual generalmente hay un período de gracia de unos 25 días en los cuales el cliente puede realizar el pago.

También está el estado de cuenta, un documento que el banco envía a tu dirección o vía correo electrónico 4 a 7 días después de la fecha de corte y en él se muestra el mínimo a pagar, el mínimo consiste en la cantidad que debes pagar para no ser considerado como “moroso” por el banco, sin embargo como usualmente el mínimo es mucho menor que el saldo del mes, por lo que los intereses cargados suelen ser demasiado considerables.

A continuación te coloco algunos ejemplos de estados de cuenta, una imagen vale más que mil palabras:

Ejemplo de cómo se ve un estado de cuenta normal

Ejemplo sencillo de un estado de cuenta

Por ejemplo, éste último nos dice la siguiente información valiosa:

  • Tendrías hasta el día 27 del mes para efectuar tu pago, recomendaría en este ejemplo hacerlo entre el día 24 al 26, para no dejarlo al último pero tampoco de primero.
  • Sí pagas los 250.00 del mínimo a pagar no serías considerado “moroso”.
  • Sí no pagas completo, tendrías que pagar intereses moratorios por el restante, digamos los 878.93 restantes pagando el mínimo (1,128.93-250), sí suponemos que dichos intereses rondan el 24% anual, eso quiere decir que mensualmente hay un 2% de interés (24% anual/12 meses), aplicando este 2% al saldo de 878.93 encontramos que tendrías que pagar al banco 17.58 por el mes de retraso (aquí está su negocio).

Consejos prácticos para usar la tarjeta de crédito

Ahora ya sabemos como funciona la tarjeta de crédito, a continuación te dejo algunos consejos prácticos para que no tengas problemas con ellas:

– Conoce las reglas de tu tarjeta de crédito

Nadie se hace rico con una tarjeta de crédito. No es dinero extra, pero es una herramienta que si la administras bien puede sacarte de un apuro, para lo cual es importante conocer las reglas del juego. Ahora bien, existen muchos términos que te pueden envolver o quizás confundir, te sugiero que estudies bien los beneficios de tu tarjeta y leas el contrato (ese largo que nadie quiere leer) y preguntes sin ninguna timidez si tienes dudas (no tiene nada de malo preguntar, es muchísimo peor no aprender).

– Identifica cuando hacer los movimientos

Este punto es vital, por ejemplo una vez hemos conocido las reglas sabemos muy bien que tenemos 25 días para efectuar nuestro pago, en realidad no tiene mucha relevancia que día paguemos siempre y cuando sea en ese período de tiempo, así que yo te pregunto: ¿para qué pagar el día 1 ó 2 sí podemos pagar responsablemente el 22 ó 24?

Otro punto interesante es sí decidimos comprar algo en los primeros días del mes, por ejemplo el día 3, tendremos el resto de ese mes (digamos 27 días) más los 25 días  siguientes de gracia para pagar, suman en nuestro ejemplo 52 días entre el día que hicimos la compra y la fecha máxima de pago, así que ese es el mejor momento para comprar porque el banco es el que asume el riesgo. Lo contrario es similar, el peor momento de compra es cuando más cerca tienes la fecha de corte.

– Recuerda siempre quién eres

Esto de las tarjetas de crédito es como el juego del “gato y el ratón”, pero tú y yo no somos el gato, el banco lo es… Aún así, simplemente hay lugares donde un gato no puede entrar. ¿Porqué es importante reconocerlo? Es porque entre más reconozcamos nuestras limitantes, mayor provecho podremos sacarles; conoce bien las reglas de tu tarjeta, conoce tus costumbres de compras y planea tu propia estrategia para sacarles el máximo provecho posible.

¡Que Dios te bendiga querido(a) amigo(a)!

Marcos Zúniga

Cómo Funciona la Tarjeta de Crédito

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario