Una pequeña reflexión, si nos fijamos en Deut. 27:15-26 hay 12 maldiciones, los versos comienzan algo así como “Maldito el que..” y terminan “Y dira todo el pueblo: Amén”.
Eso me puso a pensar en ¿A qué cosas digo amén? Por ejemplo a veces pedimos a Dios que bendiga nuestros proyectos y decimos amén sin considerar sí esos proyectos son la voluntad de Dios o no (Dios va a bendecir Sus planes, no necesariamente los míos).

Otro ejemplo es como cuando vemos una imagen en Facebook o WhatsApp y lo primero que pensamos o decimos es “Amén” sin siquiera considerar: ¿Esto es bíblico? ¿Agradaría a Dios lo que dice esta imagen?

Hay que pensar a que decimos Amén porque Amén significa “Así sea”, y no todo lo que nosotros queremos es necesariamente lo que Dios quiere. 

Lo mejor o más sabio es como el pueblo de Israel y decir “Amén” a lo que Dios dice, ahí no hay chance a fallar… 

¿Amén?

¿Amén?

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario