​Porque enteramente me son dedicados a mí los levitas de entre los hijos de Israel…

Números 8:16a

«ENTERAMENTE»… ¿Hay alguna parte de ti que no pueda ser dedicada a Dios? Por ejemplo, ¿Podrías dedicarle tu envidia / resentimiento / murmuración / enojos / chismes / mentiras / avaricia / lujuria / etc.?

La idea de Dios siempre ha sido que nos apartemos de esas cosas que nos contaminan, por eso ya nos perdonó en Cristo de manera que ahora podemos vivir para Cristo.

Hoy es un buen día para enteramente decirle NO al pecado que mora en nosotros.

¡Buenos días hermanos!

Custodia piadosa y personal

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Investigador en formación | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales | Promotor de Arte Dramático | Blogger


Navegación de la entrada


Deja un comentario