​Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.

Éxodo 25:8

Ahora, nosotros ya no tenemos que hacer un santuario para Dios, Él ha decidido venir a morar en nosotros en persona, la pregunta es: 

¿Qué clase de santuario soy para Él? Y sí tengo resentimientos, envidias, pleitos, inmoralidades, orgullo; ¿No estoy siendo un santuario chuco? 

Amado Dios: Quiero ser un santuario limpio para ti. Ayúdame a limpiarme de toda la maldad de mi corazón engañoso y perverso. Que hacer tu voluntad me agrade cada día y me guarde en tu presencia. Amén.

Santuarios chucos

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario