“Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte.”

Éxodo 32:19

Sin duda fue un cuadro terrible el que presenció Moisés cuando bajo del monte pero su reacción muestra que se guió por las emociones arrojando y quebrando las tablas, tablas que eran “…obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas.” (Éxodo 32:16).

Esas tablas que Dios escribió y que eran Su obra son algo único en las Escrituras, esto significa que Moisés, en su enojo; destruyó la obra de las Manos de Dios.

Pero es similar conmigo y contigo, cuando por nuestras emociones tomamos malas decisiones y destruimos la obra de las manos de Dios en nuestras vidas, puede ser un enojo, un enamoramiento, un resentimiento, una envidia, etc., venimos y somos igual que Moisés y destruimos… Las emociones no son malas, pero dejarnos llevar por ellas sí que puede serlo.

Emociones Peligrosas

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario