En Génesis 2:15-22 está la historia de como Dios le trajo a Eva a Adán, aquí encuentro 4 puntos valiosos para aprender en mi soltería, que son:

1. Hay un trabajo por hacer

“Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.”

Génesis 2:15

Dios puso a Adán en el Edén con una misión: labrarlo y guardarlo, en otras palabras, Dios puso a Adán en el Edén para administrar Su creación. Y es similar: Dios me ha puesto en Su obra para trabajar en ella de diversas formas: haciendo discípulos (la más importante), cuidando del grupo de crecimiento, desarrollando el ministerio de Teatro, etc., como Adán, tengo un trabajo dado por Dios para realizar.

2. Dios ya sabe mis necesidades

“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.”

Génesis 2:18

Dios ya sabe mis necesidades así que no tengo porque estárselas repitiendo, Él ya sabe y punto. Pero no solo eso, de hecho Él tuvo la idea de hacer la ayuda idónea, no fue una petición de Adán, Dios en Su sabiduría vio la situación y actuó, pero…

3. Adán primero tenía que trabajar sólo…

“Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.”

Génesis 2:20

No fue inmediatamente que Dios le dio su compañera a Adán primero lo puso a trabajar, ¿Porqué? No sé, así lo quiso Él… Pero es similar conmigo, Dios primero me ha puesto a trabajar sólo para Él, Adán cumplió con su trabajo delegado, ¿Y yo? ¿Estoy cumpliendo con mis deberes? Porque es hasta ese momento que Dios ejecuta Su plan y…

4. Dios lo hace sólo, NO necesita de mí…

Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.”

Génesis 2:21-22

Dios actúa cuando el hombre ha actuado u obedecido, “Entonces” Él se encarga y se encarga de TODO. Él la forma a ella y Él la trae al hombre, por cierto que Dios no necesita de ayudaditas aquí, siempre en la Biblia que el hombre se metió para dar una ayudadita la cosa salió bien pero bien fea… (amplio un poco aquí: http://www.marcoszuniga.com/2015/07/una-ayudadita-a-dios/)

En conclusión: Mejor sigo trabajando y concentrado en Su Reino porque sólo en Él debe estar puesta mi esperanza.

La soltería de Adán

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario