«Así que voy a seducirla, la llevaré al desierto y allí le hablaré a su corazón.»
Óseas 2:14 PDT 

Los desiertos no son agradables pero pueden ser necesarios porque es allí donde volvemos a enamorarnos de nuestro Dios.

Desiertos necesarios

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Promotor de Arte Dramático | Investigador Jr. | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales | Blogger


Post navigation


Deja un comentario