“»Mi pueblo ha cometido dos pecados en mi contra:
    Me ha abandonado a mí,
    fuente de agua viva,
y luego ha cavado sus propias cisternas;
    pero esas cisternas están rotas
    y no pueden darles agua.”

Jeremías 2:13 PDT

Israel había cometido dos males o pecados contra Dios, el primero es más que claro: abandonarle; el segundo es un poco más abstracto: cavar cisternas… ¿Qué significan estas cisternas rotas que no pueden darnos agua?

Generalmente cuando usan este pasaje se aplica a cosas en las que depositamos nuestra confianza, fe, esperanza y amor; pero que como NO son Dios, entonces nos terminan defraudando y minando nuestro ser… Pero ahora en la mañana que leía el capítulo 2 de Jeremías encontré un par de versos más que apoyan algo nuevo respecto a lo que significan las cisternas:

“Esto dice el SEÑOR:

«¿Qué vieron de malo en mí sus antepasados
    para que se alejaran de mí?
Ellos se fueron a adorar lo que no valía nada
    y terminaron ellos mismos valiendo nada.”

Jeremías 2:5 PDT

Cisternas rotas = Irse a adorar lo que no vale nada. El resultado de esto terrible puesto que terminamos valiendo nada nosotros mismos.

“Tu propia maldad recaerá sobre ti
    y tu rebeldía te dará una lección.
Así verás y entenderás lo malo y amargo
    que es abandonar al SEÑOR tu Dios,
    y no respetarme como deberías.
    Es la decisión del Señor DIOS Todopoderoso.”

Jeremías 2:19 PDT

Cisternas rotas = No respetar a Dios como debería. Por lo tanto, recibiría una lección al respecto.

Podemos ver que cuando buscamos una “cisterna rota” en realidad estamos adorando algo que no vale la pena adorarse pero en el fondo es falta de temor a Dios. Así de simple, así de claro y así de triste es esta realidad en la vida de muchos creyentes. Que Dios tenga misericordia de nosotros y no nos deje irnos de Su lado ningún día de nuestras vidas.

¿Qué son las cisternas rotas de Jeremías 2:13?

Tenemos más para ti:

Marcos Zúniga


Discípulo de Jesús | Blogger @BlogdeCristo | Promotor de Arte Dramático | Jr. Researcher | MBA | Ingeniero en Sistemas Computacionales


Post navigation


Deja un comentario